domingo, 14 de marzo de 2010

VENECIA

Surcábamos las calles de Venecia en una góndola negra y ligera. Nos mirábamos enamorados y entrelazábamos nuestras manos para transmitirnos cuánto nos queríamos. Mientras tú observabas con detalle los alrededores del paseo, yo pensaba en cuando el yo y el tú se hicieron NOSOTROS.

Yo, que bogo y barnizo nuestro cobertizo. Tú, que decoras las galerías de mi corazón y con tu mirada me tocas el alma.

Gobernaba con destreza el gondolero su bote.

Cualquier calle de Venecia podría ser el curso de nuestra vida. Momentos confusos y oscuros atraviesan nuestro devenir. O situaciones de mucho contenido, de enorme profundidad en poco espacio ocupan nuestro tránsito. Ya te digo, cualquier calle de Venecia contiene muchas vidas… o nuestra vida.

Venecia es para reflexionar, no para venir a brotar. Puede que sí, pero desde que hemos llegado aquí me has hecho inmortal más de mil veces. No, he congelado momentos puntuales, que no es lo mismo. Bueno, para ti la perra gorda.

La experiencia de Venecia ha hecho que me sienta completamente habitado por ti, invadido en todos mis espacios por tu sonrisa, tu bondad, por tu capacidad de amar. Estoy lleno, colmado de tu maravillosa existencia. Tampoco quiero rebosar, para que no se pierda nada tuyo, nada de tu esencia, para que no te caigas de mí… para sostenerme yo. Eres mi andamio en el vacío de los silencios, en el inmenso hueco de la incertidumbre.

Claro, si ya lo veo yo. Tu ánimo es como el agua de Venecia. Y tu alma también. Eres como una esmeralda y estás acristalada, estás hecha de remiendos y de muchos caprichos de diferentes personas. Pero tú, en conjunto, no existes. Eres muchas partes. Partes todas ellas muy rígidas. ¿Dónde te llevo yo para que alguien te moldee?

En la última pregunta está la clave. El amor no consiste en moldear a alguien, sino en amar las coincidencias y en enamorarse de las diferencias.

¿Para qué coños habré venido yo a Venecia ahora? Si lo único que deseo es verte a ti!!!

4 comentarios:

deacuerdosyrecuerdos dijo...

El Verdadero Amor es aquel en el cual, pese a todos sus defectos, ES MARAVILLOSO/A.Es de tal forma que nadie podría suplantarle; es de tal forma que es un TODO; es de tal forma que vives por ese AMOR; es de tal forma que todas las formas son bellas a su lado...

Me encanta tu Blog. Ante todo, no pierdas nunca esa sonrisa, porque... ¿quién sabe?, quizás alguien se enamore de ella :)

Un besito de esos que te hacen sonreír... ¡muack!

Vera dijo...

Esta vez falseaste con la posibilidad de hacer una escapada romántica a ese destino mágico, la capital del amor, y ahora soy yo la que falsea con la posibilidad de ser la protagonista de una historia así, ummm… ya me gustaría.
Me volviste a sorprender.
Un saludo!

kitty dijo...

Quizás es un Déjà vu, o lo viviste en otro sitio y creíste que era Venecia, a lo mejor en el recuerdo se mezclan las personas , los sitios, los sentimientos y la fantasía, O es real? Yo estuve en Venecia pero no recuerdo tanto amor, ni siquiera recuerdo la góndola. marvilloso diálogos prosísticos, adoro el estilo.

Mujer dijo...

Qué de ciudades tienes dentro de ti...